Uno de cada cuatro fallecidos en Andalucía con coronavirus vivía en una residencia de personas mayores