Una de las residencias donde la UME encontró un mayor muerto es pública y está en Madrid