Un millón y medio de personas mayores sufrió vulnerabilidad residencial extrema durante la crisis