Tras las críticas, el Gobierno comienza a aportar más información de los afectados por coronavirus