Pobreza, renta mínima y emergencia social: ¿nos gobiernan políticos sin escrúpulos?