Miles de personas reclaman en 70 ciudades unas pensiones dignas