Madrid ya no es una excepción: todos los españoles podrán comprar medicinas con receta en cualquier farmacia del país