Los recortes en sanidad disparan la facturación de las cinco multinacionales que acaparan el negocio de la salud en España