Los pensionistas vizcaínos califican de "migajas" los atrasos pendientes