Los pensionistas vascos se manifiestan el 22 de agosto por subir la pensión mínima a 1.080 euros