Los nuevos pensionistas perderán unos 350 euros al mes de poder adquisitivo tras las últimas reformas