Los nuevos jubilados perderán un 30% de poder adquisitivo a lo largo de su retiro