Los mayores están peor preparados para una nueva crisis que para la anterior