Los autónomos pierden el miedo a cotizar más para tener mejores pensiones y prestaciones