Los asistentes personales son un recurso aún residual en el sistema de dependencia