Los abuelos que cuidan a sus nietos tienen más amigos y menor riesgo de soledad