Las personas que ingresan en las residencias tienen cada vez un estado de salud más deteriorado