Las pensiones están aseguradas, aunque los ingresos tributarios caerán unos 40.000 millones este año