Las eléctricas siguen beneficiándose de la puerta fría a costa de los mayores