Las claves económicas del acuerdo: salario mínimo de 900 euros y nuevos impuestos