Las bajas pensiones abocan cada vez a más mayores a vivir en piso compartido