La subida de la pensión mínima a 1.080 euros mensuales beneficiaría a casi 3,5 millones de jubilados