La Seguridad Social registra un saldo negativo de 4.062 millones de euros, un 20,35% mejor que el año pasado