La Seguridad Social pierde su último ahorro: los nuevos jubilados ganan un 6% más