La Seguridad Social cerró 2017 con un déficit superior a 18.000 millones de euros