La prórroga de los Presupuestos vascos, en manos de las pensiones