La pérdida de olfato por coronavirus indica que la infección va a ser más leve, según un estudio