La nueva reivindicación: pensiones mínimas de 1.080 euros. ¿A quiénes afectaría?