La falta de financiación deja a otros 6.000 dependientes graves sin la ayuda reconocida