La exención del IRPF subiría un máximo del 10% la pensión neta de un millón de jubilados