La España vacía solo financia la mitad del coste de sus pensiones