La crisis pasa factura a las nuevas pensiones, que siguen a la baja