La brecha entre nuevos salarios y nuevas pensiones de jubilación se reduce a la mitad en un año