La base mínima de cotización subirá a 1.108 euros y afectará principalmente a las pymes