Escrivá anuncia que la renta mínima empezará a cobrarse en junio y tendrá un coste de 3.000 millones