El Tribunal de Cuentas certifica que la Seguridad Social está en quiebra tras perder 1.000 millones desde 2010