El pago de las pensiones está garantizado, pese a la cuarentena por el coronavirus