El Pacto de Toledo plantea una reordenación de gastos en la Seguridad Social y sanear su déficit en seis años