El Pacto de Toledo arranca con el reto de sanear las cuentas y decidir cómo subirán las pensiones