El número de dependientes que esperan una valoración llega a su récord desde 2012: ya son 140.000 personas