El Gobierno reconoce ahora que no descarta recurrir al Fondo de Reserva para pagar las pensiones