El Gobierno deja para después de las elecciones la decisión sobre las ventajas en la jubilación de miles de parados