El Gobierno de coalición aprieta el acelerador: inicia los trámites para la legalización de la eutanasia