El Gobierno asume que las cotizaciones no dan de sí y carga al Estado la subida prometida de las pensiones