El Gobierno admite que el actual sistema de Seguridad Social sólo es viable para los próximos 10 años