El estado de alerta sanitaria deja las averías en situación crítica