El estado de alarma prevé limitar la circulación de personas, intervenir fábricas, requisar bienes o imponer sanciones