Dos de cada tres pensionistas creen que su pensión es regular o mala y la mayoría apoya su actualización anual