Cada día mueren 80 personas en España esperando recibir su ayuda a la dependencia ya reconocida