Aplicar el índice de revalorización bajaría las pensiones un 2,13% en 2019